Regresar
edudacion concamex

30 de Noviembre de 2020

EDUCACIÓN, LLAVE MAESTRA DEL COOPERATIVISMO

La educación cooperativa ha sido considerada como “la llave maestra” del cooperativismo desde el nacimiento mismo de este modelo de desarrollo, ya que por medio de aquélla se afianzan los valores y principios cooperativos, pilares, a su vez, de la expansión y consolidación de las cooperativas a escala mundial.  

De hecho, uno de los 7 principios del cooperativismo universal se refiere a este tema: El Quinto Principio plantea lo siguiente: “Educación, formación e información. Las cooperativas brindan educación y entrenamiento a sus miembros, a sus dirigentes electos, gerentes y empleados, de tal forma que contribuyan eficazmente al desarrollo de sus cooperativas. Las cooperativas informan al público en general, particularmente a jóvenes y creadores de opinión, acerca de la naturaleza y beneficios del cooperativismo”.

De acuerdo con especialistas en el tema, es a partir de la educación como los individuos pueden llegar a comprender que la cooperación es una herramienta eficiente para generar mejores condiciones de vida y para prosperar colectivamente; de manera adicional, es a partir de los procesos de educación y formación como los asociados pueden comprender de mejor forma su propia propuesta de cooperación, la necesidad de mantener un equilibrio permanente entre las relaciones sociales y económicas y la necesidad de proteger elementos como la democracia, la participación y la equidad, aspectos fundamentales de la cooperación a partir de una organización productiva.

Dicho principio de educación opera en un doble frente: por una parte, es condicionante de la efectiva vigencia de los otros principios pero, al mismo tiempo, es el resultado de esa vigencia. Es decir que la educación facilita y promueve la aplicación de los demás principios y, a la vez, la educación resulta de la aplicación de ellos. Si los socios son educados, vale decir formados y capacitados, seguramente habrán de observar los demás principios cooperativos toda vez que dicha observancia es consecuencia de su conocimiento y convencimiento. A la vez, la observancia de los principios por parte de la cooperativa provoca que los socios se vayan formando en los valores y reglas de la cooperación; lo cual implica que van adquiriendo una genuina educación cooperativa.

También se puede plantear que existe una educación para la cooperación y una educación por la cooperación. “La primera, que también puede denominarse educación cooperativa formal, es aquélla que se desarrolla de manera intencional orientada a que sus destinatarios conozcan y comprendan la cooperativa, sus fines, organización, funcionamiento, etc., en tanto que la segunda se desarrolla y adquiere de manera inconsciente por medio de la práctica de la actividad cooperativa”, refiere la literatura especializada en la temática en cuestión.

En resumen, con el citado principio los cooperativistas buscan educar para la gestión y el desarrollo de la cooperación y formar seres humanos para que sean el centro de la actividad, en especial la económica.


Ver nota en CambiodeMichoacan.com.mx
https://cambiodemichoacan.com.mx/2020/11/28/educacion-llave-maestra-del-cooperativismo/